¡Afíliate ya! Beneficios

MI ESTILO DE VIDA

EL ABC DEL DOLOR MUSCULAR

CUIDADO CON ESAS DOLENCIAS DEL ENTRENAMIENTO

2017-10-25

EL ABC DEL DOLOR MUSCULAR

El dolor muscular o mialgia es una molestia muy común y en muchos casos pasajera. Sin embargo, no debe subestimarse, ya que puede ser el anuncio de un riesgo de lesión o enfermedad.

 

Al sentir dolor muscular, es importante identificar su causa y elegir una opción de tratamiento eficaz, sobre todo, en su prevención y posibles complicaciones. Las causas más frecuentes de dolor muscular son:

 

Aumento de la tensión en el tejido muscular:

Se genera por malos hábitos de postura, sedentarismo y estrés. El espasmo muscular (contracción

muscular involuntaria y prolongada) y el calambre (contracción muscular involuntaria y súbita), son alteraciones comunes que se relacionan con una tensión elevada del tejido muscular.

 

Sobrecargas y esfuerzos físicos elevados:

Se presentan generalmente con la práctica del ejercicio, sobre todo, cuando se inicia el entrenamiento de resistencia y con cargas para el trabajo de fuerza muscular. También se relacionan con aumentar repentinamente la exigencia de los ejercicios con cargas y cuando no se realiza un tiempo óptimo de calentamiento y preparación muscular al iniciar una sesión de entrenamiento o una competencia.

 

Lesiones y traumas:

Las contracturas, las distensiones, los desgarros y los esguinces son bastante comunes. En el caso de los esguinces y otros traumas, se debe considerar si existen otras estructuras afectadas (tendones, ligamentos y cartílago, entre otras).

 

En general, los dolores musculares se tratan con reposo relativo, es decir, moviéndose con precaución para evitar aumentar cargas en la zona corporal afectada; también con analgésicos, masajes relajantes y terapéuticos según el caso, y con aplicación de hielo en las primeras 24 a 48 horas para desinflamar y disminuir el dolor, y de calor local en los casos de espasmos para relajar. A pesar de estos tratamientos, cuando hay lesiones y traumas se recomienda una evaluación médica, donde puede haber una remisión a tratamiento fisioterapéutico integral para manejar el dolor y poder retomar actividades de la manera más funcional posible.

 

Para prevenir todo esto se aconseja tener un cuidado estricto de la postura tanto en el trabajo como en la casa y realizar un programa de ejercicios que respete todos los principios del entrenamiento. Se sugiere hacer calentamiento con ejercicios de activación muscular y movilidad articular, progresar paulatinamente las cargas y respetar los tiempos de recuperación.

 

Importante: Se debe acudir a un médico si el dolor no cede con los tratamientos iniciales, si no está asociado a algunas de las causas frecuentes mencionadas, si se acompaña de enrojecimiento e hinchazón, si se presenta de forma recurrente en más de dos zonas corporales, o si se presenta con otros signos de alarma como vómito, fiebre y debilidad.

 

Texto: Ibeth Carvajal para Revista Fit by BODYTECH

*Fisioterapeuta especialista en acondicionamiento físico. 15 años de experiencia en entrenamiento físico y actualmente Directora Técnica de BODYTECH.

 

Descubre más de los servicios médico-deportivos de BODYTECH aquí.