¡Afíliate ya! Beneficios

MI ESTILO DE VIDA

LOS RIESGOS DE AUTOMEDICARSE

CONSECUENCIAS DE ESTA PRÁCTICA COMÚN

2017-10-11

LOS RIESGOS DE AUTOMEDICARSE

Aunque es una práctica muy común, automedicarse puede traer graves consecuencias para la salud. El desconocimiento, las dificultades para el acceso a los servicios médicos y el autodiagnóstico son algunas de sus causas.

 

Un dolor de cabeza, una inflamación de garganta o un dolor muscular son males habituales para los que no solemos ir al médico, sino que preferimos acudir a algún medicamento que nos alivie rápidamente. Con frecuencia recurrimos a ellos porque suelen calmar nuestros dolores y nos permiten continuar con nuestra rutina; sin embargo, la automedicación puede convertirse en un problema grave para la salud, porque no tiene en cuenta varios factores que intervienen en el consumo de medicinas, que deben ser acompañadas de una prescripción médica.

 

En general, los medicamentos suelen ser eficaces en su función y ofrecen beneficios para la salud si se emplean adecuadamente. No obstante, es importante saber que cada uno tiene aplicaciones específicas para tratar determinados síntomas y que deben administrarse en dosis exactas de acuerdo con el peso del paciente, su historia clínica y el resultado de un examen físico previo. Además, es necesario recordar que los medicamentos pueden actuar de forma diferente en unas y otras personas con más o menos sensibilidad o resistencia.

 

El doctor Alejandro Sarmiento, médico científico de BODYTECH, considera que el problema de automedicarse radica en que generalmente todos los remedios causan efectos diferentes al motivo inicial por el cual se recomendaron. Eso quiere decir que producen secuelas, en mayor o menor medida, por lo que deben consumirse bajo supervisión médica para evitar daños mayores. Es un error tomar una medicina porque a alguna persona le sentó bien o porque se ha oído que es buena para algo; los medicamentos son eficaces y beneficiosos cuando se utilizan bajo prescripción y control médico, de lo contrario, así parezcan inofensivos pueden resultar peligrosos.

 

Contra el dolor:

Los medicamentos auto formulados más comunes son los antinflamatorios, los analgésicos, los antibióticos, los antihistamínicos y los antiácidos, los cuales son utilizados generalmente como medicinas paliativas que mejoran síntomas molestos, pero que pocas veces curan completamente el problema que nos aqueja.

 

Esto ocurre a veces por desconocimiento de los usos y efectos que pueden tener estos fármacos de venta comercial. Pero, de acuerdo con varios especialistas, es también el resultado de un sistema general de salud precario, en el que es difícil lograr una cita en poco tiempo y en el que el volumen de pacientes es muy alto, lo cual limita la evaluación de cada persona y da poco espacio a los médicos para hacer un tratamiento claro y un seguimiento efectivo a cada paciente.

 

Recomendación final:

De antemano, nunca elimines la atención personalizada por los profesionales del área médica. Su interpretación con base en la academia y su experiencia para poder prescribir medicamentos de forma adecuada garantizará el cuidado de nuestra salud. Ten en cuenta que los medicamentos salen al mercado luego de extensos estudios que determinan sus indicaciones y contraindicaciones, las cuales solo conocen en detalle los médicos, por esa razón ellos son las únicas personas indicadas para formular.

 

¿Diagnósticos por internet?

Por lo general, los buscadores son la primera herramienta a la que acudimos para auto diagnosticarnos; sin embargo, existen numerosos riesgos al hacerlo:

▶Estas búsquedas no tienen en cuenta las características y antecedentes clínicos de cada persona.

▶Conducen a la desinformación, al no estar acompañadas de una descripción exacta de los síntomas ni de una evaluación física.

▶La información que allí se encuentra no es ciento por ciento confiable o veraz.

▶Genera estrés y ansiedad antes de tiempo.

▶Conducen a que las personas subvaloren algunos síntomas y decidan no visitar al médico, lo cual implica que su condición empeore.

 

Texto por: Maria A. Navarrete para Revista Fit by BODYTECH