¡Afíliate ya! Beneficios

MI ESTILO DE VIDA

PIENSO, LUEGO COMO

ALIMENTACIÓN INTUITIVA

2017-08-25

PIENSO, LUEGO COMO

Si alguna vez te has puesto a pensar cuándo podrás empezar a ser más saludable, la respuesta es: Ya mismo. No se trata de otra dieta más para tu repertorio, olvídate de ese cuentico “el lunes empiezo la dieta”. Está científicamente comprobado que el 50% de las personas que hacen cualquier tipo de dietas recuperan todo el peso perdido (o hasta más). Lo anterior ocurre, en parte, por el sentimiento de restricción permanente que provoca un deseo incontrolable de saciar los antojos. Cuando a una persona que se restringe y tiene la mentalidad de que algún alimento está prohibido, más ganas sentirá de comerlo.  

Justamente por eso, Evelyn Tribole y Elyse Resh nutricionistas norteamericanas acuñaron un concepto sin precedentes, que ha revolucionado por completo el mundo de la vida saludable. Se trata de la alimentación intuitiva, un método que tiene como objetivo honrar las necesidades de tu cuerpo, aprender a identificar los niveles de hambre disfrutando de vez en cuando de uno que otro antojito.

Pon en práctica los siguientes pilares de alimentación consciente y olvídate de las dietas ¡de una vez por todas!

  • Cambia tu mentalidad: no se trata de probar una nueva dieta cada vez que se ponga de moda, debes encontrar el punto medio en tu camino hacia un estilo de vida más saludable donde el equilibrio sea la palabra mágica.
  • Haz las paces con la comida: no satanices los alimentos. Como decía Paracelso: “Solo la dosis hace el veneno”. Por si solo y en cantidades moderadas, ningún alimento es absolutamente bueno o malo; el bienestar involucra un conjunto de factores que van mucho más allá de la alimentación. De nada sirve consumir 1 kilo de cúrcuma a diario; si no estás pendiente de tus necesidades emocionales, a descansar y realizar algún tipo de actividad física, no habrá alimento poderoso que valga y de resultados. Un postre de chocolate eventualmente va a enfermarte por sí solo. Recuerda: mantén el balance ante todo.
  • Honra tus niveles de hambre: come únicamente cuando tengas hambre, de esa que hace que tu estomago ruja. Este es uno de los pilares básicos de la alimentación consciente, es importante que aprendas a identificar cuando realmente tienes hambre y que tanta tienes, qué tan urgente es que consumas alimentos en ese instante y qué alimentos son aquellos que quieres ingerir. ¿Realmente es una necesidad fisiológica o es más bien una necesidad emocional?
  • Respeta tu llenura: Es clave que reconozcas cuando estas satisfecho. Según científicos el cerebro tarda 20 minutos en enviar la señal corporal de que ya estamos llenos. Siente tu organismo y evita comer más de lo que necesitas.
  • No hay afán: no hay necesidad de que te atragantes. Es importante que dispongas del tiempo suficiente para comer, siéntate, respira profundo y disfruta de cada bocado. Si es posible cierra los ojos, aprecia los olores y los sabores de forma pausada. Mejorarás tu digestión, tendrás menos antojos y aprenderás, poco a poco, a sintonizarte con el acto de comer.
  • Deja de juzgarte: si comiste un pedazo extra de torta o un helado en proporciones gigantescas, no te angusties y no pierdas la calma. No te castigues ni te sientas culpable. No mezcles tus emociones con tu alimentación, ahí está la clave. Darse un gusto con algún postre, una hamburguesa o una pizza en una salida con tu familia o amigos también es necesario. No pongas solo un día de la semana para hacer tu cheat meal. Nada de eso, la vida es muy corta como para estar controlando lo que puedes comer o no cada hora. Más bien, aprende a consumir alimentos naturales por convicción, y date el placer y la libertad de comer de todo un par de días sin ningún remordimiento. Finalmente, si lo haces estarás disfrutando tu vida con tus seres queridos, y esas “calorías de más” las podrás quemar al otro día con tu entrenamiento.
  • Escucha a tu cuerpo: con tantas modas que existen hoy en día, la mayoría de personas han comenzado a liminar el gluten, los lácteos, las harinas blancas, los granos o las carnes de su dieta. Otros empiezas a consumir alimentos de moda: la chía, cúrcuma, jengibre, tofu, etc. Grave error. No es recomendable tomar decisiones así, a la ligera, y más si no cuentas con una asesoría de profesionales expertos. Algunas personas que dejan estos alimentos así no lo sean intolerantes en el caso del gluten, pueden llegar a desencadenar problemas de salud por falta del mismo. Hay quienes deberían consumir lácteos y carnes, según su biotipo y su genética. ¿qué es lo mejor? Infórmate, acude a un especialista y piensa muy bien antes de eliminar o incorporar nuevos alimentos. Por ultimo aprende a escuchar tu cuerpo (es el más sabio) identifica qué ingredientes te caen bien y cuáles te hacen sentir inflamado, cansado o con sueño. Cuando llevas una dieta saludable debes prender tus sentidos y en lo posible identificar y reconocer eso que te beneficia o que te perjudica. Presta atención a las señales, para ir descubriendo eso que a TI y solo a ti te funciona.